Antioxidantes para una mejor protección solar

Siempre os recomendamos utilizar protector solar a diario, tanto para reducir el riesgo de cáncer de piel como su envejecimiento prematuro.

Pero quizá no sabías que hay unos compañeros que mejoran notablemente la acción del protector solar, de los que solemos olvidarnos, y son los antioxidantes.

Los antioxidantes han demostrado tras diversos estudios que aumentan la efectividad de la protección solar.

Y no sólo te lo podría demostrar con estudios, sino con el propio sentido común. Aunque utilicemos protección solar a diario, en numerosas ocasiones se nos olvida reaplicarla cada 2 horas, o incluso no la aplicamos de manera homogénea.

En el caso del rostro, si como base para el protector solar, utilizas un aceite facial, lleno de antioxidantes presentes tanto en nuestro Recovery oil como en nuestro Nutrition oil, vas a permitir que la base sobre la que se asiente tu protector solar proteja, nutra e hidrate tu piel.

Además de protegerte del daño de los radicales libres generados por la exposición solar, los antioxidantes trabajan compensando también la exposición a factores ambientales como hemos revisado en nuestras últimas entradas, o la luz azul de las pantallas, jugando un papel literalmente defensivo, ayudándote en la prevención del envejecimiento prematuro de la piel, aparición de manchas oscuras y pérdida de firmeza.

 

De entre los antioxidantes que podría nombraros, me gustaría hacer una especial mención a la vitamina E (tocoferol) que es un antioxidante clásico y bien estudiado, cuya función antioxidante te acompañará todo el día.

En presencia de luz UVA, la vitamina E reduce los subproductos oxidativos en la piel y aumenta los beneficios del glutation, el «antioxidante principal» del cuerpo que también está presente en la piel.

Así que, de cara a disfrutar de los primeros rayos de sol, una buena rutina por la mañana sería aplicar unas gotas de aceite facial después de la limpieza, con un suave masaje que nos ayude a enfocarnos en el nuevo día. Posteriormente puedes aplicar tu protector solar, y ¡a comerte el día!

Referencias:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5928335/ https://www.jidsponline.org/article/S1087-0024(15)30512-8/fulltext

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4976416

También puede gustarte...