¿Cosméticos en cuarentena?

Parece que el nuevo coronavirus y la situación pandémica que ha provocado también está afectando y afectará a nuestros hábitos diarios de cuidados. De esta manera, la actitud preventiva poco a poco se va abriendo hueco en nuestro día a día. Y eso implica también, a nuestras rutinas beauty, con todos sus productos y aparatos que utilizamos en ellas.

Los productos cosméticos son materiales muy valiosos, pero fácilmente perecederos. Por eso es importante considerar el material del que está hecho el producto (embalaje primario), además del transporte, almacenamiento y distribución.

Antes de seguir ahondando en el tema, me gustaría comentaros un concepto que se utiliza bastante cuando hablamos de conservación en cosmética y su potencial contaminación:

Contaminación primaria, la que proviene del propio proceso de producción del cosmético y contaminación secundaria, que es la que hace referencia a la producida por el propio usuario.

Si hablamos del embalaje, algunos como los tarros en los que podemos meter libremente los dedos en el producto, serían menos recomendables y probablemente, la tendencia irá cambiando en este aspecto o aumentará el uso de brochas o espátulas previamente desinfectadas para su aplicación.

¿O acaso no hay nada más agradable que aplicar una mascarilla con brocha?

Dicho todo esto, prefiero dejar a vuestra consideración, la elección de vuestros próximos envases cosméticos, en base a este cuadro que os he preparado y que espero os resulte de utilidad para entender cómo el packaging, por muy bonito que sea, puede afectar sobremanera a la estabilidad y conservación de nuestros cosméticos.

¿te ha ayudado a discernir el packaging de tu próxima adquisición cosmética? ¿Crees que cambiarán tus hábitos en la elección del packaging cosmético tras la pandemia?

Ánimo, ¡un día más es un día menos!

También puede gustarte...