sarah-becquer-neceser

Operación renovación de la piel de la mano de Sarah Becquer.

¡Renueva tu piel para estar perfecta en este nuevo curso!

3, 2, 1… ¡Empezamos! No vamos a negar que estamos más guapas con un poco de colorcito en la piel pero cuánto daño nos hace el sol en la piel. La radiación solar es la responsable del foto envejecimiento cutáneo prematuro. Es decir, acelera la aparición de arrugas, manchas, flacidez y cosas peores como el cáncer de piel.

No tengas prisa por empezar con tratamientos antimanchas, tenemos todo el invierno para eliminar las manchitas que te hayan podido salir durante el verano. Desde Sarah Becquer te recordamos que tienes que ser consciente de que las manchas que te han salido este verano no es porque te hayas quemado este año. Esas manchas se llevan gestando años en las capas más profundas de la piel y poco a poco han ido subiendo a la superficie.

1.Limpieza facial con aceites .

Llegamos a septiembre con la piel súper seca por las altas temperaturas del verano. Antes de ponernos a recuperar los niveles de hidratación, vamos a limpiar bien la piel. La mayor ventaja de los productos de Sarah Becquer es que todos ellos nutren la piel al tener una base de aceites vegetales.

En verano, durante las vacaciones, nos solemos olvidar de exfoliar la piel. Este hecho también se debe a que pensamos que se nos va a ir el moreno por el desagüe.

Se terminan las vacaciones y la piel nos está pidiendo a gritos una exfoliación para retirar células muertas, suciedad y exceso de sebo. Si no realizamos este paso, a los cosméticos que apliquemos posteriormente les va a costar mucho penetrar y acometer su propósito.

Para eso tenemos nuestro Restoration balm, un exfoliante mecánico en base de aceite y con polvo micronizado de albaricoque. Hidrata (gracias al aceite de jojoba, de argán y de almendras dulces) a la vez que arrastra las células muertas. Para una mayor exfoliación, retira el Restoration balm con nuestras muselinas.

Utilízalo varias veces a la semana, según las necesidades de tu piel.

A diario, limpia tu piel con nuestro icónico Cleansing oil para retirar restos de suciedad, maquillaje, filtros solares, sudor, grasa y suciedad. Puedes utilizarlo en solitario o como primer paso de la doble limpieza y a continuación utilizar un limpiador al agua.

2. Hidratación y nutrición de mano de Sarah Becquer.

Ahora sí, con la piel bien limpia aplica Recovery oil a diario para reparar la barrera de la piel. Su combinación de aceites vegetales entre los que reinan la rosa de mosqueta, las semillas de la uva, o la palmarosa, potenciará la reparación de la piel. ¿Por qué? Porque son lípidos similares a los que forman nuestra piel.

Su toque seco es apto para todos los gustos y todos los tipos de piel. ¿Hasta las pieles grasas? Así es. Las pieles grasas, como todas, también necesitan hidratación y nutrición. De hecho, si las pieles grasas detectan que su nivel de lípidos es bajo, se ponen a producirlos como locas.

3. Transformación.

¿Necesitas una exfoliación más profunda? ¿Te han salido granitos después del verano? El llamado efecto rebote del acné puede llamar a tu puerta después de las vacaciones. En este caso, necesitas incluir en tu rutina Perfect skin, un exfoliante químico con ácido salicílico ideal para controlar la producción de sebo de la piel. Hasta las espinillas y los puntos negros manteniendo el poro limpio y fino.

Además estimula la producción de colágeno y elastina de la piel y controla la enrojecimiento de la piel con acné. Mejor de todo es que, al mismo tiempo que controla el acné, elimina las marcas y manchas que haya en la piel.

¡Feliz inicio de curso!

También puede gustarte...