ASÍ DEBES CUIDAR TU PIEL EN INVIERNO

Como las estaciones cambian, así han de cambiar también los hábitos para cuidar tu piel para que esté bonita y que no sufra con el frío.

Aprovecha para tratar tu piel con retinoides y ácidos: son los más eficaces para transformar la piel, mejorando la textura, alisando, aportando luminosidad y disminuyendo la apariencia de las manchas que quizá han hecho aparición después del verano. Eso sí, recuerda hidratar muy bien la piel en el siguiente paso de tu rutina, mediante un buen aceite, ampolla o un serum potente acompañado de una buena crema de noche. Y al día siguiente, no olvides utilizar al final de tu rutina, un buen factor de protección, que tenga al menos un FPS30.

Utiliza mascarilla de noche al menos 3 días por semana: Durante los meses de verano, las texturas de las mascarillas de noche en tarro no apetecen tanto, pero ya en esta época del año, aumenta su frecuencia de uso, y en lugar de utilizarla una vez por semana, te recomiendo que lo hagas entre 2 y 3 veces. Y si además tienes la piel muy seca, incluye unas gotas de tu aceite facial favorito, para hacer aún más rica la mezcla y que la piel pueda absorberla durante toda la noche. Te aseguro que al día siguiente, estarás super recuperada, y ¡hasta te dé por utilizarla todos los días!

No olvides las zonas más finas de tu cara: el contorno de los labios, el contorno de los ojos y la zona de la nariz, son las que más acusan las agresiones del frío. Es muy importante que no sólo durante los meses que dura el invierno, sino que ya durante el otoño, tengas una rutina de cuidado e hidratación diaria en estas zonas. Puedes utilizar bálsamos multiuso; en concreto para ojos, nariz y labios hay pocos, siendo más frecuentes los de nariz y labios; en cuyo caso, deberás utilizar al menos dos productos.

También puede gustarte...